Este mes podría ser crucial para conocer si una madre antiguamente de Hendersonville que se unió al movimiento “Tráigalos a Casa” recibirá un amparo migratorio que le permitirá reunirse con sus hijos.

Eva Escamilla, quien cruzó la frontera en Otay Mesa, California, en marzo, se encuentra en un centro de detención en Arizona, mientras que su hijo de seis años de edad, Alex Salazar, ha sido reunido con su hermana Skarlett Salazar en Hendersonville. Salazar, quien es estudiante del cuarto año en la Escuela Secundaria East Henderson, informó a La Voz Independiente el martes, que su madre ya ha concedido una entrevista a agentes de inmigración.

“Ella me dijo que el ambiente allá es decepcionante. Ellos cruzaron la frontera con grandes esperanzas sin embargo, al final ella está en una cárcel con verdaderos delincuentes”, dijo Salazar.

Mientras tanto, otra oriunda mexicana, que se graduó de la secundaria en Marion, en el Condado McDowell ha ganado su libertad condicional desde un centro de detención de inmigración en Pensilvania. Seth Farber, de la entidad Defensa Comunitaria, informó a La Voz Independiente que María Guadalupe Ambrosio Juárez recuperó su libertad condicional aunque los oficiales de inmigración federales todavía no le han dado a una fecha para considerar su petición para quedarse en el país.

“El viernes a la tarde una trabajadora social trajo a mis nietos de 6 y 7 años a mi casa. Mi hija está detenida en Pensilvania con su niña de un año y esperamos, si Dios quiere, que en cualquier momento la dejen libre. Los chicos son ciudadanos, mientras que la bebé nació en México”, comentó al periódico La Conexión de Raleigh María Luz Ambrosio, mamá de María Guadalupe.

Guadalupe, residente de la ciudad de Marion, decidió hace más de dos años regresar a Michoacán, México, buscando una mejor vida. “Le fue peor. Hoy estoy contenta de que ellos estén acá, pero la felicidad no es completa hasta que no esté reunida toda la familia. Se siente feo, con angustia, pero no hay que desesperarse, no desanimarse y seguir echándole ganas”, expresó su madre.

Los esfuerzos de los familiares en las redes sociales se multiplican pidiendo el apoyo de la comunidad para que presionen a las autoridades firmando las peticiones que hay en línea en el sitio: http://action.dreamactivist.org/reform150 Los siguientes días y horas serán cruciales para los integrantes del grupo movimiento ‘Reforma150’, quienes planean reunirse este jueves y viernes en Washington DC para visitar a los representantes y pedirles que intercedan por los 150 detenidos.

Irónicamente, Francisco Virgilio “Paco” Hernández Alvarado, otro representante local del movimiento “Tráigalos a Casa”, está también esperando la consideración del Gobierno federal a su petición para quedarse en los Estados Unidos.

Los oficiales de inmigración otorgaron la petición de Hernández para abrir su caso de nuevo después de a principio darle una fecha límite para abandonar el país el octubre pasado. Hernández, también de Marion y oriundo de Córdoba, Veracruz no había solicitado la acción diferida cuando fue arrestado en noviembre de 2012.

A pesar de que el policía no lo encontró en el volante de su vehículo, Hernández fue declarado culpable por un juez de la Corte Superior del Condado McDowell y detenido por las autoridades de inmigración federales al presentarse durante su visita con su supervisor de libertad condicional.