Una organización que cuenta con una residente hispana de Hendersonville está pensando en protestar la presencia de dos estatuas de dos mexicanos durmiendo en un restaurante de la ciudad mayor de Carolina del Norte ha provocado gran polémica entre miembros de la comunidad latina que están divididos sobre si la efigie impulsa el “racismo”.

La organización comunitaria Action North Carolina, considera realizar una protesta frente al “Hot Taco” en Charlotte en los próximos días.

“Estoy segura que el restaurante no se atrevería a hacer algo así si se tratara de los afroamericanos, como presentar una caricatura con la ‘black face’ (la cara pintada de negro)”, dijo Alma Hernández de Hendersonville, activista de Action NC.

Según Hernández, la acción de “Hot Taco” se da porque piensan que lo latinos no reaccionan a “ofensas de este tipo”.

Una petición a través de las redes sociales de retirar las estatuas.

Los opositores a las estatuas aseveran que su permanencia promueve la imagen equivocada de que los mexicanos son “flojos”, “vagos” y “perezosos”.

“Los estereotipos culturales negativos, ofensivos y perjudiciales no deben ser promovidos”, escribió en la petición la guatemalteca Amalia Deloney, quien lanzó el pedido a través del sitio change.org.

“Los latinos de una ciudad como Charlotte, una de las urbes de mayor crecimiento, no deberían tolerar el racismo público”, aseguró.

Las figuras, que se levantan a la entrada del restaurante “Hot Taco”, en el floreciente distrito del South End de Charlotte, muestran a dos hombres con sombrero y sarape recargados contra el muro en una actitud de descanso.

La mexicoamericana Leasly Torres comentó en uno de los varios sitios de internet que han tratado el tema que no encuentra ofensiva la decoración ubicada afuera del restaurante.

“Los mexicanos hacen decoraciones mexicanas de hombres durmiendo. Eso se llama cultura, no racismo”, anotó Torres, al agregar que en su casa hay estatuillas similares.

Zhenia Martínez, empresaria de ascendencia mexicana, indicó que el origen de la figura que se convirtió en estereotipo surgió del escultor colombiano nacionalizado mexicano, Rómulo Razo, que la develó en la década de 1930 en la Biblioteca Nacional de México con el nombre de “El pensamiento”.

“Razo quiso hacer un equivalente de ‘El pensador’ del Rodin, con la indumentaria del campesino mexicano, pero el problema ocurrió cuando colocaron una botella tequila en frente de la obra, prácticamente en las manos de la figura del hombre esculpido”, contó Martínez.

La petición en change.org ya superó las 200 firmas solicitadas inicialmente, y el asunto de retirar las estatuas se ha convertido en viral en los sitios de internet de los medios en inglés y español de Charlotte.

El restaurante “Hot Taco”, inaugurado el pasado 14 de septiembre, ha evitado hacer comentarios sobre la polémica.